Páginas

miércoles, 18 de noviembre de 2015

4 medidas para una fiscalidad municipal más justa


Los impuestos que debe y/o puede cobrar un ayuntamiento a sus ciudadanos viene determinado por la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, esto implica que a nivel municipal la capacidad para decidir sobre políticas fiscales es escaso. Aun así existe margen de maniobra para orientar dichas políticas hacia una fiscalidad socialmente justa y también respetuosa con el medio ambiente. A continuación expondré cuatro medidas que presenté en forma de alegaciones a la aprobación de la ordenanza fiscal que regula el Impuesto sobre los Bienes Inmuebles, (conocido popularmente como "la contribución") en el municipio de Adeje.

1. Establecer impuestos en función del uso

Tener dónde vivir dignamente es un derecho fundamental, por ello si la función de un bien inmueble no es cubrir dicho derecho debería pagar más impuestos. El apartado 4 del artículo 72 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales dice así:
"... los ayuntamientos podrán establecer, para los bienes inmuebles urbanos, excluidos los de uso residencial, tipos diferenciados atendiendo a los usos establecidos en la normativa catastral para la valoración de las construcciones. [...].
Dichos tipos sólo podrán aplicarse, como máximo, al 10 por ciento de los bienes inmuebles urbanos del término municipal que, para cada uso, tenga mayor valor catastral..."
 En el caso de Adeje, todos los bienes inmuebles urbanos tributan al 0,52%, da igual que se trate de un piso de 30 metros o el mejor parque acuático del mundo. Sería de justicia establecer diferentes usos (comercial, deportivo, ocio) para que los grandes centros comerciales, los de alto rendimiento y los parques acuáticos paguen más (la ley permite aplicar hasta un 1,1%) 

2. Poner el derecho a la vivienda por encima de la especulación inmobiliaria

La ley establece una bonificación obligatoria para las empresas de urbanización, construcción y promoción inmobiliaria en el apartado 1 de su artículo 73:
"Tendrán derecho a una bonificación de entre el 50 y el 90 por ciento en la cuota íntegra del impuesto, [...], los inmuebles que constituyan el objeto de la actividad de las empresas de urbanización, construcción y promoción inmobiliaria tanto de obra nueva como de rehabilitación equiparable a ésta, y no figuren entre los bienes de su inmovilizado. En defecto de acuerdo municipal, se aplicará a los referidos inmuebles la bonificación máxima prevista en este artículo"
En base a esto, las empresas que se han forrado con la especulación inmobiliaria durante todos estos años previos a la crisis gozaban de una bonificación, que en el caso de Adeje es la mínima, el 50%. Pero se puede ir más allá, existen grupos de personas que se constituyen en cooperativas de viviendas y también promotoras de vivienda públicas. Estas entidades sin animo de lucro deberían de disfrutar de una bonificación mayor, la del 90% pues su objetivo es hacer cumplir un derecho humano, no ganar dinero. 

3. Desincentivar los pisos vacíos


El drama de nuestro tiempo, casas sin gente y gente sin casa. En referencia a las viviendas desocupadas la ley dice lo siguiente:
"Tratándose de inmuebles de uso residencial que se encuentren desocupados con carácter permanente, [...], los ayuntamientos podrán exigir un recargo de hasta el 50 por ciento de la cuota líquida del impuesto.”
El ayuntamiento podría cobrar este recargo a estos inmuebles, la mayoría en manos de la banca, y esto sería un incentivo para que estas viviendas entren en el mercado del alquiler redundando en una reducción de los mismos. 

4. Introducir criterios ambientales


El planeta está sufriendo una crisis ambiental muy importante. Existen sistemas que aprovechan la energía del sol para obtener energía, lo que sirve para reducir la huella ecológica de las familias (y del municipio en el que estas familias viven) La ley contempla bonificaciones  para estos casos:
"Las ordenanzas fiscales podrán regular una bonificación de hasta el 50 por ciento de la cuota íntegra del impuesto para los bienes inmuebles en los que se hayan instalado sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol. […]”
En Adeje, donde el sol brilla todo el año, no se contempla dicha bonificación. Introducir una rebaja de este tipo en el impuesto animaría a que más familias instalen sistemas de energía solar y ayudaría a amortizar en pocos años la inversión realizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario